Manipular tu camión tiene un precio

26 marzo, 2018

“La policía destaca el gran número de manipulaciones detectadas y el poco eco de estas”

Cada vez son más frecuentes los controles policiales sobre las manipulaciones en camiones sobre el uso del Adblue, los casos más relevantes son de diez camioneros (nacionales y extranjeros), denunciados tanto por el RGV como por infracción a la Ley 34/2007, y estas multas son superiores a 20.000 €.
La importancia del dispositivo Adblue en los camiones es fundamental para mitigar la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Los vehículos tienen que cumplir la normativa EURO5, es decir, que el vehículo pueda emitir al medio ambiente durante la combustión entre 300 y 400 partículas por minuto de gases NOX (óxidos de nitrógeno) por parte de los motores diésel. Si existe manipulación, se llega a emitir al exterior unas 1400 partículas por minuto, vulnerando la normativa europea medio ambiental.

Para controlar los gases emitidos, se ha procedido a la instalación de un sensor en el vehículo, que se encarga de avisar al conductor del descenso del nivel Adblue, deteniendo o reduciendo la marcha del motor cuando este nivel se halle en unos mínimos. A raíz de la colocación de estos aparatos, han surgidos unos dispositivos denominados “emuladores Adblue”, los cuales se encargan de anular el citado sensor e impide que el motor se pare. Como consecuencia de ello se está liberando a la atmósfera cantidades de NOx por encima de los límites permitidos.

A continuación destacamos algunos;

El caso más frecuente es de la Policía vasca, que detectó en un control el 6 de marzo, una manipulación informática del software para manipular el dispositivo de Adblue en los camiones.

Lo más destacado ha sido la cantidad de 32 transportistas que han sido sancionados en 2017 en Navarra por manipular el sistema de control de gases contaminantes.

Por otro lado, un conductor de nacionalidad turca, ha sido multado con 27.000 euros por unas manipulaciones en el camión, donde minimizaba el consumo del AdBlue y los tiempos de conducción y descanso del conductor del vehículo. Esto fue el pasado 15 enero, 2018.

Estar dispuesto a burlar las condiciones de un sistema de control de emisiones, expresamente, no solamente es un gran riesgo para el propio vehículo, sino que también es un flaco favor a los esfuerzos coordinados con el fin de ayudar a reducir los daños al medio ambiente desde la posición responsable de muchos de actores privados, institucionales y particulares. Además es una acción fraudulenta que por lo que hemos explicado tiene un precio.

We Are Elmer